Gabriel Cualladó: La Mirada Devuelta

¿Cúando y donde?

Del 3/4/2009 al 30/4/2009

AFCN

El autor: Gabriel Cualladó Masanasa (Valencia) , 1925-2003 (Madrid)

1951 Realiza las primeras fotografías a su primer hijo con una cámara Capta de 90 pesetas.

 

1956 Ingresa en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid.

 

1959 Se forma en Madrid el grupo “LA PALANGANA”, con Francisco Gómez, Francisco Ontañón, Leonardo Cantero, Ramón Masats, Joaquín Rubio Camín y Gabriel Cualladó.

 

1961 Gana el trofeo “Luis Navarro” de fotografía de vanguardia, Barcelona.

 

1962 Invitado por el Comisariado de Turismo Francés, forma parte de un grupo de once fotógrafos españoles: Oriol Maspons, Javier Miserachs, Eugenio Forcano, Juan Cubero, Basté, Francisco Gómez, Leonardo Cantero, Ramón Masats, y Gabriel Cualladó, para realizar un trabajo sobre París.

 

1964 Pertenece al grupo denominado “Escuela de Madrid” con los fotógrafos Francisco Gómez, Francisco Ontañón, Leonardo Cantero, Ramón Masats, Fernando Gordillo, Juan Dolcet, Gerardo Vielba y Sigfrido de Guzmán. 1983 Exposición individual en la sala ¨Image¨ de Madrid.

 

1991 Premio al mejor fotógrafo europeo del Museo de Fotografía Cine y Televisión de Bedford (Reino Unido).

 

1992 Participa en la exposición ¨25 fotógrafos Valencianos¨ en China, se exhibe en Pekín.

 

1993 Invitado a participar en el trabajo “Un recorrido fotográfico por ARCO”.

 

1994 Recibe el Premio Nacional de Fotografía, concedido por el Ministerio Español de Cultura.

 

1995 Participa en la exposición Europa de Posguerra-Arte después del Diluvio. Se exhibe en Barcelona y Viena.

 

1995/96 Ensayo fotográfico realizado en el museo Thissen Bornemiza. Exposición en el museo de este trabajo y publicación del libro titulado ¨Puntos de Vista¨.

 

1998 Medalla de oro concedida por el círculo de Bellas Artes de Madrid.

 

2002 Premio Alfonse Roig a las Artes Plásticas de la Institución Alfonse el Magnanimo de la Diputación de Valencia.

 

 

EXPOSICIONES INDIVIDUALES.

 

1981 “El Rastro” Exposición en la sala de la Real Sociedad Fotográfica de Madrid.

 

1982 Exposición antológica (150 imágenes) en la “Primavera de la Fotografía” Barcelona 1982 en las salas “Centro Internacional de Fotografia” y en “Spectrum Canon” Barcelona. “Centre Fotografic Visor” Valencia. Exposición “Homenaje a mi Madre”. Masanasa Valencia.

 

1983 Galería Forum Tarragona. Galería de la Agrupación Fotográfica de Guadalajara. Sala “Vinck” Gijón. Galería “Image”. Madrid.

 

1985 Museo de Bellas Artes. Bilbao. Museo Español de Arte Contemporáneo. MEAC Sala Millares. Exposición Antológica . Exposición en la galería “Marion - Valentine” París.

 

1987 Expone en la sala “Spectrum”. Zaragoza.

 

1989 Expone en el Instituto Valenciano de Arte Moderno IVAM. Valencia.

 

1990 Expone en Vigo por invitación del centro de estudios fotográficos. Expone en la “Casa Museo Jovellanos” de Gijón, invitado por la fundación de cultura de dicho Ayuntamiento.

 

1991 Expone en la bienal de Córdoba en la “Posada del Potro”.

 

 

LIBROS Y CATALOGOS

 

Es de tal magnitud las publicaciones, catálogos y reseñas en prensa, que remitimos a los interesados a la multitud de páginas de Internet.

 

 

COLECCIONES

 

Centro de Arte Reina Sofía de Madrid. Museo Español de Arte Contemporáneo (Madrid).

 

Instituto Valenciano de Arte Moderno Julio González Valencia. Biblioteca Nacional París.

 

Center for Creative Photography Universidad de Tucson Arizona.

 

Fondo Regionl de Arte Contemporáneo (FRAC). Francia. Real Sociedad Fotográfica (Madrid).

 

Museo de Fotografía, Cinematografía y Televisión Bradford Reino Unido.

 

Fototeca de Córdoba. Museo de Bellas Artes de Bilbao. Galería Visor (Valencia).

 

Colección de la Compañía Telefónica Madrid. Colección Fotográfica Universidad de Valencia.

 

Varios Museos franceses y numerosas colecciones privadas en Europa y América.

La obra: La Mirada Devuelta

El compromiso personal de Gabriel Cualladó frente a la realización de sus fotografías, esa forma de mirar, esa mirada humanista, nunca pensó en buscar a personas importantes o dramatizar sobre temas de actualidad. Sus retratos nos entregan a sus familiares más queridos, escenas entresacadas de sus viajes comerciales o de vacaciones y que nos recuerdan el estilo de algunas grandes maestros (Eugene Smith, Jean-Eugène Atget, Brassai, August Sander, Walker Evans, Robert Frank...) pero manteniendo una extraordinaria peculiaridad, nos adentra en ese grupo de fotógrafos que hacen suyas las palabras de Robert Frank: “Tendré que expresar sin miedos mis sentimientos respecto al mundo del que formo parte”.

 

El acercamiento a los personajes de Gabriel Cualladó es frontal,  abierto; no necesita robar ninguna imagen, pues su compromiso le obliga a denunciar su presencia para que la persona fotografiada sea consciente de que su entrega forma parte del mismo ejercicio de la fotografía. Esta forma de utilizar a sus personajes, este respeto, hace que sus imágenes, a pesar de la sencillez de los temas elegidos, invada por completo nuestra mirada, obligándonos a pensar en lo que ahí está pasando. Estas imágenes, que conforman un especial álbum familiar, traspasan sin embargo el territorio de lo privado para aunarse directamente a nuestros propios recuerdos, logrando que esas personas y esos ambientes nos parezcan tan nuestros como lo fueron del fotógrafo. Nuestras imágenes cotidianas. Nuestro mundo, nuestros hermanos, nuestros niños... con toda responsabilidad, Gabriel Cualladó, nos entrega su mundo, que es sin duda el nuestro, y nos hace partícipes de sus sentimientos, obligándonos a realizar un viaje a través de nuestra propia vida. Un viaje que nos hará conscientes de nuestros posicionamientos vitales en torno a los problemas que la sociedad nos plantea.

 

Desde el inicio de sus primeros trabajos, al igual que otros grupos de pintores y escultores españoles de su tiempo, la obra de Gabriel Cualladó se caracteriza por un espíritu de cambio respecto a las normas académicas, preocupado no sólo en cuestiones estéticas, sino también en las sociales. Y un ejemplo magistral es la Nena en el camino, un retrato de su hija Ángeles en 1957, donde se condensa la gran sensibilidad del fotógrafo, que elige entre varias tomas, una que aparentemente no es la que sigue los cánones establecidos en aquel tiempo, pero que marcó las bases de una nueva forma de mirar. Una imagen que será una de las más representativas de la poética de Gabriel Cualladó, que siempre ha buscado en su larga trayectoria, insistentemente

esas imágenes más cercanas y que han conformado su particular diario.

 

Cada una de las imágenes de Gabriel Cualladó son el reflejo de su propia existencia. Experimenta un gran placer en cada momento que decide aplicar su principal pasión y recoge escenas en cualquier momento. Sus obras irradian un magnetismo especial y de una forma muy parecida a la poesía, van transmitiéndonos sensaciones que nos hacen vibrar, que nos obligan a recapacitar, y que nos ayudan a vivir comprometidos y solidarios con esas gentes que ahí aparecen, delante

de nosotros, y de las que inevitablemente formamos parte.

 

La obra de Gabriel Cualladó no es triste, como la han descrito en multitud de ocasiones. Sí contiene un elevado poder de evocación  con una mezcla de misterio que transmite inquietud. Nunca efectúa una dura crítica sobre la sociedad, al contrario, como ventana de su propia personalidad, habla despacio pero con rotundidad, una cualidad que la convierte en inquietante, pero transmite un alto componente de esperanza que la sitúa junto a la obra de los grandes fotógrafos humanistas que han escrito la Historia de la Fotografía. Sin necesidad de manipular a las personas que decide fotografiar, los convence con suavidad de que necesita su complicidad natural para poder utilizarlos para transmitir sus emociones.


Josep Vicent Monzó

Gabriel Cualladó